maquillaje-toxico

1 de cada 2 ingredientes cosméticos analizados son tóxicos

“Existen 12.000 ingredientes cosméticos de los cuales solo 2.400 han sido estudiados para saber cómo afectan a nuestra salud. De estos, 1.200 son tóxicos”. Estas frases tan rotundas corresponde a Sara Werner, experta en cosmética química.

Gracias al poder que las grandes firmas cosméticas ejercen sobre los organismos reguladores, algunos productos que utilizamos con mucha frecuencia contienen ingredientes tóxicos que están permitidos por considerarse “dosis seguras”. Pero, curiosamente, no hay ningún estudio que nos garantice que la suma de todas esas dosis “seguras” de productos tóxicos a las que nos exponemos cada día, no causan ningún trastorno en el organismo humano.

En cambio, sí son muchos los estudios y las voces de profesionales que denuncian el impacto en nuestra salud de esas sustancias o ingredientes tóxicos o peligrosos con los que nos invade la cosmética industrial. Aunque muchas personas lo desconocen, se trata de una situación más grave de lo que podemos imaginar.

Vamos a revisar en este post algunos de esos ingredientes tóxicos sobre los que existen estudios fiables publicados por prestigiosas universidades que demuestran lo peligrosos que son por su impacto negativo en la salud.

 

maxresdefault (1)

 

Parabenos

Dentro de los ingredientes tóxicos y peligrosos utilizados en los productos de cosmética e higiene industrial, están los parabenos, que son compuestos químicos con propiedades bactericidas y fungicidas que se utilizan para alargar la vida del producto e impedir que sea atacado por bacterias y microorganismos.

Numerosos productos que las personas utilizamos cada día contienen hasta 3 o 4 tipos de parabenos diferentes. Solo tienes que leer las etiquetas de los productos que tienes a tu alrededor para encontrar estos ingredientes tóxicos y peligrosos para la salud colonizando tu hogar.

Los parabenos están catalogados por las autoridades sanitarias europeas como sustancias de baja toxicidad, sin embargo, la alarma sonó cuando un estudio realizado en Inglaterra en 2004 con mujeres afectadas de cáncer de mama, reveló la presencia de restos de parabenos en el 90% de las biopsias, resultantes de cremas, desodorantes y lociones aplicadas en la piel. Este estudio desató algunas controversias, ya que es difícil señalar como causante directo de un cáncer a un solo ingrediente tóxico. Sin embargo, el Doctor Phillip Harvey, editor del Journal of Applied Toxicology, aseguraba que estos compuestos están relacionados con el aumento de la incidencia del cáncer de mama y, desde luego, sus efectos en la salud por su aplicación continuada y a largo plazo se desconocen.

Con estos nombres encontrarás en las etiquetas algunos de los parabenos más utilizados:

    • METHYLPARABEN o E-218
    • ETHYLPARABEN  o E-214
    • PROPYLPARABEN o E-216
    • BUTYLPARABEN o E-209

Parafina

La parafina es otro de los ingredientes tóxicos y peligrosos utilizados en la cosmética industrial. Se trata de un conjunto de hidrocarburos derivados del petróleo que resulta extraordinariamente económico y que se utiliza para crear una capa impermeable en la piel que da un aspecto de suavidad y tersura.

Ponerse parafina en la piel es como colocar un plástico.  Al ser tan oclusiva, impide la respiración de la piel y tapona los poros impidiendo la expulsión de agentes contaminantes fuera de nuestro organismo, de manera que, cuanto más la usamos para hidratar la piel, más deshidratada se encuentra y más producto necesitamos. Además, nuestro organismo no puede metabolizarla.

Casi todas las cremas están hechas con parafina. La popular vaselina es parafina pura y también lo son la velas. Un estudio realizado por la Universidad de Carolina del Sur presentado en la American Chemical Society asegura que los gases que se producen cuando encendemos velas de parafina (que son la mayoría de las que solemos encontrar en los establecimientos) producen cáncer. Teniendo en cuenta todos estos datos, no cabe duda de que la parafina es un ingrediente tóxico peligroso y parece sorprendente encontrar todavía numerosos productos y tratamientos de belleza “a base de parafina”. Aprende a elaborar velas naturales y a hacer cremas naturales con cera de abejas.

Con estos nombres podemos detectar la parafina y otros aceites minerales en las etiquetas:

    • Petroleum
    • Glicol Propileno
    • Vaselina
    • Aceite Mineral

Ftalatos

Siguiendo este itinerario por los ingredientes tóxicos y peligrosos presentes en la cosmética industrial, llegamos a los Ftalatos, que son un grupo de compuestos químicos que se utilizan como disolventes y suavizantes.

El parlamento europeo prohibió su uso en juguetes para niños susceptibles de ser introducidos en la boca, lo que nos da una buena pista sobre su salubridad. El uso frecuente y regular de productos que contengan ftalatos es peligroso para la salud. Estos compuestos químicos (también llamados venenos medioambientales) son ingredientes muy tóxicos y son numerosos los estudios científicos de universidades de todo el mundo que los relacionan con el cáncer, disfunción del sistema hormonal y daños en el ADN de reproducción masculina, así como malformaciones en el feto.

Puedes acceder a los resultados ofrecidos en esos estudios fácilmente en Internet (no los mencionamos aquí porque son muy numerosos, pero recomendamos su lectura). Como conclusión añadiremos que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS), así como numerosas organizaciones internacionales, han determinado que los Ftalatos son ingredientes tóxicos cancerígenos en los seres humanos.

Algunas nomenclaturas con las que puedes encontrarlos en las etiquetas de la cosmética industrial son:

    • Dietilexiloftalato o DEHP
    • Butilbenziftalato o BBP
    • Dibutilftalato o DBP
    • Butildecilftalato o BDP
    • Diunddecilftalato o DUP
    • y un larguísimo etc…

Formaldehido

Dentro de los ingredientes tóxicos y peligrosos presentes en la cosmética industrial, también se encuentra el Formaldehido, utilizado como conservante, entre otras cosas.

El Formaldehido es un compuesto orgánico volátil presente en centenares de productos de limpieza del hogar, muebles, barnices y, por supuesto, en la cosmética industrial. Como ejemplo de utilización de esta sustancia peligrosa en la cosmética industrial, podemos citar geles, champús, dentífricos, maquillaje, esmaltes de uñas o desodorantes.

Hasta 2004 estaba etiquetado simplemente como “sospechoso”, pero en este año la OMS lo declaro oficialmentecancerígeno”. La ley dice que no se pueden utilizar ingredientes declarados carcinógenos en los productos cosméticos. Lo terrible es que mientras no se produzca esa declaración oficial, mientras un producto tóxico peligrosopara la salud simplemente sea declarado “sospechoso”, la cosmética industrial sigue utilizándolo a pesar de esa sospecha de peligro para la salud y asumiendo los efectos perjudiciales que pueda tener.

Actualmente, el Formaldehido ha sido oficialmente calificado como un ingrediente tóxico peligroso y está prohibido en cosmética, pero es un conservante tan económico, que lo que hacen las firmas es utilizar otras sustancias que lo liberan, por ejemplo, el  Quaternium 15, entre muchas otras.

El Quaternium 15 es una sal de amonio cuaternario que produce reacciones alérgicas y dermatitis. Es una de las sustancias que Johnson & Johnson prometió retirar de sus productos infantiles por liberar Formaldehido.

Algunos liberadores de Formaldehido son:

    • Aldioxa
    • Alcloxa
    • Bronopol
    • Bronosol
    • Diazolidinyl Urea
    • Imidazolidinyl Urea
    • Polyoxymethylene Urea
    • Imidazolidinyl-Urea
    • 2-Bromo-2-Nitropropane-1
    • 3-Diol, 5-Bromo-5-Nitro1
    • 3-Dioxane
    • Methenamine
    • Sodium Hydroxymethylglycinate
    • DMDM Hydantoin
    • Quaternium-15
    • Onyxide 500
    • Dimethyl Oxazolidine
    • y sustancias que con el prefijo MDM, DM,DMDM, DMHF o DEMD

PEG

Para concluir nuestra lista de los ingredientes tóxicos y peligrosos presentes en la cosmética industrial, nos referiremos al Polietilenglicol (PEG). Este ingrediente tóxico es una mezcla de compuestos químicos que se utiliza como emulsionante.

Según diferentes organismos y revistas de divulgación científica, el problema con estos compuestos químicos no es tanto su efecto nocivo directo (que todavía no ha sido probado pero está bajo sospecha), como el poder de penetración que tienen en la piel. Es decir, su grado de peligrosidad depende sobre todo del resto de ingredientes que compongan el producto, ya que al tener un gran poder de penetración, junto con los PEG, también entran otras sustancias tóxicas. Uno de los PEG más empleados es el Sodium Laureth Sulfate (SLS) que según el Colegio Americano de Toxicología se acumula en el corazón, el hígado, los riñones y el cerebro. Casi con toda seguridad, aparece en segundo lugar (es decir, es el segundo componente más abundante) en la lista de ingredientes de tu champú convencional.

¿Cómo reconocerlos en las etiquetas?

    • PEG + un número
    • Sufijo TH (como Steareth o Laureth)

Estos son solo algunos de los muchos ingredientes tóxicos peligrosos presentes en la cosmética industrial, sobre los que se tiene conocimiento de su impacto negativo en la salud. Por razones de espacio no incluimos otros muchos. Algunos de los ingredientes tóxicos que no tratamos, sobre los que puedes buscar información, son:

DEA, MEA, TEA, Nitrosaminas, Aluminio, Dioxano, Butil Hidroxitolueno (BHT)  y  Butil Hidroxy Anisol (BHA), Benceno, Tolueno, Bronopol, y un larguísimo etc.

Por supuesto te recomendamos que consumas productos ecológicos 100% BIO para no introducir en tu organismo estos compuestos nada saludables.

 

Qué nos dicen las etiquetas

Todas las sustancias contenidas en un producto cosmético se recogen en el INCI (Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos). El INCI es un listado de sustancias que se creó en USA durante los años 80 y al cual también se acoge la normativa europea.

En realidad, no es obligatorio especificar todos los ingredientes (aunque parezca increíble) ni su porcentaje. Pero podemos hacernos una idea aproximada de la salubridad de un producto de cosmética industrial siguiendo las siguientes indicaciones.

En las etiquetas, los ingredientes aparecen siempre en orden según su proporción o cantidad de esa sustancia que contienen. Por ejemplo, si un champú lleva como primer ingrediente en la lista el agua, es que el agua es el ingrediente más abundante. Si la segunda sustancia es el sodium laureth sulfate, es que este peligroso aditivo es la siguiente sustancia más abundante.

Por eso, cuando veas que un anuncio se publicita como natural y presume de contener cierto vegetal o fruta como principio activo, echa un vistazo al lugar en el que aparece en la etiqueta… es tristemente divertido.

 

Qué hacer para evitar los ingredientes tóxicos

    • ¡Infórmate!

      El primer paso para evitar los tóxicos y llevar una vida saludable es buscar información y ser responsable a la hora de comprar. ¡Aprende a distinguir los productos de calidad!

    • Consume BIO

      Todos aquellos a quienes nos preocupa esta situación tenemos una alternativa fácil de llevar a cabo y es comprar productos 100% biológicos y naturales que respeten el medio ambiente, los animales y a nosotros. En Icaria estamos muy concienciados con esto por eso solo ofrecemos y trabajamos con productos que son 100% de origen vegetal y BIO, puedes pedir consejo en cualquiera de nuestros centros para seleccionar el producto que más se adecue a tus necesidades. ¡Notarás el cambio!

  • Otros links de interés:
solares-fisicos-690x250

¿QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE FILTROS QUÍMICOS Y FILTROS FÍSICOS EN LAS CREMAS SOLARES?

solares-fisicos-690x250

 

 

Lo natural también está presente cuando tomamos el sol. Y es que si pensabas que retirando los sulfatos de tu champú de toda la vida ya lo habías resuelto todo, aún te queda mucho por aprender. Nuestra piel necesita protegerse de los agentes externos, no es la primera vez que lo decimos. Cuando hablamos de agentes externos nos referimos tanto a la contaminación, como al estrés y al ritmo de vida acelerado que pasa factura a nuestro cuerpo, pero también nos referimos a los productos que consumimos, tanto alimenticios como cosméticos convencionales. Pero hay algo más que quizás no habías tenido en cuenta y es que la radiación solar también afecta a nuestra piel.

¡Combate el sol con la crema solar adecuada!

Así como nuestro cuerpo necesita unos mimos extra con ingredientes detoxificantes, antioxidantes y protectores que cubrimos con productos naturales de aseo personal, la piel también necesita de una protección adecuada cuando nos exponemos a la radiación UVB y UVA. Y cuando se trata de salud, apostamos por lo natural, de este modo sabemos que lo que estamos aplicando sobre nuestro cuerpo es lo más saludable para nuestro organismo. Un sombrero, una sombrilla, hidratarse de forma regular, evitar las horas de intenso calor y usar ropa ligera puede ayudarnos a protegernos del calor. Pero sin duda cuando se trata de exponernos al sol debemos proteger nuestra piel con una crema solar natutal de amplio espectro que cubra las radiaciones UVB y UVA y esté libre de tóxicos, es decir que sea lo más respetuosa posible con nuestro cuerpo y también con el entorno.

Los filtros solares, clave para frenar las radiaciones UV

En el mercado encontramos gran cantidad de cremas solares. Aunque a priori puedan parecerte iguales, hay diferencias entre ellas, y no hablamos de diseños, tamaños ni del SPF, en este caso nos referimos a los tipos de filtros que contienen las cremas solares. Los filtros son la melanina artificial, los encargados de frenar que las radiaciones UV causen daños en la piel.En las cremas solares encontramos dos tipos de filtros, los filtros químicos que están compuestos por orgánicos sintéticos derivados del petróleo y los filtros físicos que son sustancias minerales de origen natural y resultan más eficaces y saludables. Vamos a entrar en detalle en cada uno de ellos:

Filtros químicos, protección con riesgos para la piel

Los ingredientes de una crema solar son claves. La mayoría de cremas solares que compramos en tiendas, supermercados y farmacias contienen filtros químicos y las hay de muchas marcas y distintas protecciones. Las cremas solares convencionales, a excepción de las naturales, incluyen filtros químicos que, una vez los aplicamos, además de protegernos de los impactos de los rayos UV, penetran en la piel. Es decir, intervienen en la biología de la piel actuando en la capa más interna y llegando a generar radicales libres que dañen el ADN. Estos filtros artificiales en su mayoría están compuestos por Benzofenones, Oxibenzona, Cinamatos, Alcamfor (camphor) y PABA que son ingredientes que en contacto con la piel son perjudiciales por ser disruptores hormonales, alergénicos y cancerinógenos. ¿Sabías que cuanto mayor sea el SPF en una crema solar mayor será la concentración de filtros químicos? Si quieres conocer una alternativa a los filtros químicos, sigue leyendo.

Filtros físicos, protección solar saludable sin tóxicos

Una alternativa saludable a las cremas convencionales con filtros químicos, son las cremas solares naturales que contienen filtros físicos y que en contacto con la piel no son perjudiciales para la salud. Te preguntarás porqué. Pues bien, con los filtros físicos las radiaciones solares se dispersan sin llegar a intervenir en la biología de la piel. Digamos que actúan como capa protectora superficial protegiéndonos de los rayos UV. Al no penetrar en la piel y contener ingredientes naturales, no son nocivos y resultan más saludables respecto a los filtros químicos. Los ingredientes más destacados en las cremas solares naturales son el óxido de zinc natural o el dióxido de titanio que son minerales de origen natural. Otros ingredientes que encontramos son el Bentonite, el Aluminum hidroxyde o el Hydrated silica, respetuosos con la piel y el entorno.

 

Protección inmediata

¿Y actúa del mismo modo que la crema convencional? Como los filtros físicos no tienen que penetrar en la piel, basta con aplicar la crema solar al momento ya que actúa de forma inmediata, a diferencia de las cremas solares con filtros químicos que se recomienda aplicar antes de la exposición al sol para que penetre y haga su acción protectora. ¿Te suena eso de aplicarla 30 minutos antes de la exposición al sol? Con la crema solar natural no tendrás porqué. Por lo general, los filtros físicos convierten una crema solar en un producto más seguro, tienen menos probabilidad de irritar la piel, causar alergias y son respetuosos con la fauna marina porque son biodegradables.

Además de estos dos filtros, podemos identificar otro tipo de filtros, los filtros biológicos, que complementan a los filtros químicos y físicos en la crema solar y se trata de ingredientes antioxidantes con polifenoles, carotenoides y vitaminas A, C y E que tienen la importante función de contrarrestar los radicales libres que generan las radiaciones UV protegiendo nuestro ADN y la salud de las células.

Si estás buscando una crema solar natural para protegerte de la radiación solar, ya la puedes encontrar en la tienda online de Icaria shop. ¡Entra en la web y consigue tu protección solar 100% BIO para disfrutar del sol de la forma más saludable!

Recuerda, si te ha gustado este post puedes compartirlo con tus amigos!! 🙂

a-galerias_aaportadas5_bronceado02

¡TODO LO QUE DEBES SABER DEL IMPACTO DE LA RADIACIÓN SOLAR SOBRE LA PIEL!

 

a-galerias_aaportadas5_bronceado02

El sol es muy importante para nuestro cuerpo y estado de ánimo. Unos minutos al sol o un paseo en un día soleado parece que nos pone de mejor humor. Y es que el sol es necesario para el organismo además que con la luz del sol la piel sintetiza vitamina D, imprescindible para fijar el calcio en los huesos y mantenerlos sanos. Es un hecho, con la llegada del buen tiempo todos perseguimos el sol ya sea en terrazas, en la playa, en actividades al aire libre… ¡Cuánto nos gusta el sol! Pero hay que tener mucho cuidado y saber disfrutarlo con medida ya las radiaciones solares y un exceso de exposición al sol nos perjudica y esto se agrava cuando no nos protegemos de forma adecuada.

¿Cómo impactan los rayos de sol sobre la piel?

 

Con la exposición a los rayos UV (rayos ultravioleta) nuestro cuerpo está recibiendo el impacto de dos tipos de radiaciones que afectan directamente a la epidermis y dermis (las capas básicas de la piel): los rayos UVB afectan a la epidermis y son los más nocivos causantes de las quemaduras y eritema, mientras que los conocidos rayos UVA afectan a la dermis, la capa más profunda de la piel situada por debajo de la epidermis. La mayoría de protectores solares cubren los rayos UVB  y cada vez más los hay que también nos protegen de los UVA para asegurar una protección más completa. Por eso a la hora de escoger una crema solar debemos buscar la protección UVB y UVA, lo que se conoce como protección de amplio espectro.

La melanina, la defensa natural de la piel contra las radiaciones UV

 

Como bien sabemos, las radiaciones desestabilizan las células de la piel, degradan el ADN e impiden la correcta función de estas lo que puede desencadenar en enfermedades o mucho peor, cáncer de piel. La principal defensa natural de la piel contra las radiaciones solares es la melanina, una proteína que se genera y  seactiva al cabo de 3 o 4 días del impacto de la radiación UV. Actúa como pigmento natural y es de color oscuro, de ahí que nos broncee la piel. Los radicales libres generados por los rayos UV también son contrarrestados por las vitaminas A, C y E. Estas vitaminas también se encuentran en nuestra piel, pero si hay una sobreexposición estas defensas no dan abasto para contrarrestar los radicales libres generados. Por eso es importante reducir la exposición, minimizar riesgos y encontrar un punto intermedio. La melanina no bloquea el 100% de las radiaciones UV, además que tardamos 3-4 días en disponer de esta protección, como tampoco lo hacen las cremas solares y sus engañosos efectos pantalla, pero aun así toda protección es poca.

 

¡Te has quemado! Si hemos abusado de la exposición al sol y no hemos utilizado una protección adecuada, los efectos más inmediatos son las quemaduras solares y la aparición de manchas en la piel. Pero no queda ahí, es al cabo de los años, entre 10 y 40 años, que se empiezan a  detectar enfermedades de la piel, como los melanomas, uno de los cánceres de piel más conocidos.

Fototipos del 1 al 6 y tipos de piel

 

¿Eres de piel más bien clara u oscura? Cada tipo de piel genera más o menos melanina y esto tiene un vínculo directo con la capacidad de protección de la piel. Las pieles pálidas y con pecas tienen menos capacidad de generar melanina, y con ello presentan fototipos más bajos (fototipo 1), es decir más propensas a sufrir más daños. Las seguirían las pieles claras (fototipo 2 y 3), y las pieles más morenas y oscuras (fototipo 4 y 5) que tienen más cantidad de melanina y asimilan mejor las radiaciones solares. Por último, la piel negra (fototipo 6) siempre estará protegida. En general, los más sensibles al sol, son las pieles claras y los que están menos acostumbrados a ello. También la gente joven. Las pieles más jóvenes, entre 0 y 18 años, es la época de mayor exposición al sol, por lo que la mayoría de canceres de piel que aparecen provienen de daños recibidos durante la niñez.. ¿Y qué hay de los bebés? Los niños, junto con los ancianos, son el grupo de población más vulnerable a las radiaciones solares por eso se recomienda exponerlos al sol con precaución. En caso de los bebés, se recomienda  una no exposición hasta los 6 meses, y hasta los 3 años lo haremos de forma moderada.

fruta-playa-sandia-limon-dieta-salud

 

 

¡No te das cuenta pero los rayos reflejados también impactan!

 

Cuando tomamos el sol la mayoría somos conscientes del impacto de los rayos de sol sobre nuestra piel pero ¿sabías que también hay otros momentos en que nos está impactando el sol y no nos damos cuenta? ¡Cuidado con el agua, los días nublados, la arena o el asfalto! Los rayos reflejados también nos impactan. Los rayos rebotan en las superficies, en el caso de estar bañándonos en el mar o en la piscina, el agua refleja el 25% de la radiación UV, y el 80% de los rayos traspasan las nubes, especialmente si estas están bajas y son densas. Otros factores que influyen en el impacto del sol son los rayos del mediodía, la proximidad al ecuador y la altitud.

Si estás buscando una crema solar natural para protegerte de la radiación solar, este verano no puedes quedarte sin tu protección más healthy que te está esperando para disfrutar del sol de una forma saludable. ¡Descubre todos sus beneficios para la piel en nuestra tienda online de cosmética natural  Icaria shop!

Recuerda, si te ha gustado este post puedes compartirlo con tus amigos!! 🙂