HILOS TENSORES

¿Qué es?

Los hilos o hilos mágicos están hechos de Polidioxanona, un material reabsorbible y 100% biocompatible, seguros y con resultados duraderos, que produce una fibrosis tensora, es decir: los hilos crean una especie de maya que sujeta la piel y la mantiene firme y tersa.

La razón por la que los llaman “hilos mágicos” deriva de la auténtica innovación que representan con respecto al resto de hilos tensores: el material del que están fabricados, el Polidioxano, crea tejido de soporte de forma natural por la producción de colágeno y fibroblastos alrededor del hilo insertado, que tensan y redensifican la piel.

Los hilos estimulan la producción de colágeno y elastina, lo que ayuda a la piel a mantenerse más elástica.

El objetivo de los hilos es rejuvenecer la piel desde dentro hacia fuera para conseguir unos resultados más naturales con una piel más brillante y tersa.

En ningún caso se trata de rellenar las arrugas o intervenir en la morfología del rostro, sino que lo que se pretende es mejorar el aspecto de la piel y conseguir un rostro armónico y bello.


Zonas de tratamiento

Los hilos mágicos de polidioxanona están indicados para reafirmar zonas que presentan flacidez leve o moderada en:

  • Patas de Gallo
  • Entrecejo
  • Frentes
  • Pómulos
  • Códigos de barras
  • Surco nasogeniano
  • Perfil Mandibular
  • Líneas de Marioneta

Y pueden combinarse sin problema con otra serie de tratamientos, como por ejemplo: lifting facial, mesoterapia facial, rejuvenecimiento facial con plasma rico en factores etc…

¿Cómo funciona?

Los hilos se aplican de manera personalizada en función del tipo de piel, su nivel de envejecimiento, la edad del paciente a tratar etc.

Los hilos se colocan de forma rápida e indolora a través de unas finas agujas y sin necesidad de hacer algún tipo de incisión o corte, por lo que no se percibirá ninguna cicatriz ni marca.

Una vez introducidos en la piel comienzan a estimular la producción de colágeno, tensándose así el óvalo facial y eliminándose la flacidez y las arrugas de las zonas afectadas.

Si se decide colocar los hilos tensores en el rostro, éstos habitualmente se suelen implantar desde el surco nasogeniano hasta la parte anterior de la oreja o hasta el mentón. De ésta forma el óvalo facial se tensa y se consigue un efecto lifting sin cirugía y más natural.

Por otra parte, en el cuerpo buscan prevenir el avance de la flacidez o reducirla notablemente.


Ventajas

  • Se consigue un efecto similar al de un lifting facial, con la diferencia de que el resultado es mucho más natural.
  • No es necesario recurrir a anestesias ni suturas ni se requiere ingreso hospitalario. La colocación de los hilos se realiza en consulta a través de unas finas agujas con anestesia local.
  • Los hilos mágicos o tensores son totalmente reabsorbibles.
  • La expresión del rostro no se ve alterada, como puede ocurrir con cirugías más agresivas.


Resultados

La técnica tiene un efecto inmediato tensor en toda la zona del mentón y a lo largo de la longitud del cuello, redibujándolo y devolviéndole la tersura y elasticidad perdidas. Los tejidos se retraen y elevan, pero su efecto va más allá, ya que mejora la elasticidad de las zonas donde se aplican como el contorno del óvalo facial.