Hilos Tensores

hilos

Cuando los años van pasando, no podemos evitar que nuestra piel pierda tirantez, e incluso, se produzcan arrugas, marcas de expresión… En definitiva, la aparición de los signos de la edad se van desarrollando en todas las personas, algunas con mayor inten- sidad que otras.

Los hilos tensores, nos ofrecen la posibilidad de rejuvenecer nuestra cara, un efecto lifting que logrará hacer que nuestro rostro recupere su tensión y aspecto rejuvenecido, en definitiva, que nuestra piel luzca con una mayor vitalidad y nos veamos radiantes. Además de conseguir mejorar nuestro aspecto exterior, los hilos tensores provocan que nuestro organismo poco a poco vaya recuperando la producción de colágeno, pues también es estimulada. En definitiva, encontramos en los hilos tensores un tratamiento estético poco agresivo, con grandes resultados y muchos beneficios añadidos.

 

¿De que están compuestos los hilos tensores?

Los hilos tensores están compuestos por polidioxanona, material que utilizamos para realizar el tratamiento y lograr tensar la zona a tratar. Se caracteriza por ser un material biocompatible y que no produce alergias, a raíz de estas propiedades, son muchos los profesionales que lo utilizan también para dar puntos de sutura, por ejemplo.

 

Tratamiento

Previamente a la intervención, se debe evaluar con el profesional las posibilidades y los distintos tratamientos estéticos que podrían solucionar nuestros problemas. En el caso de que finalmente optemos por un tratamiento con hilos tensores, debemos co- nocer cuáles son los resultados esperados, y la técnica que se seguirá. Es posible que el profesional marque en nuestro rostro previamente a la intervención los distintos hilos que va a colocar y de que forma, con el fin de evitar equivocaciones en la aplicación definitiva.

Los hilos tensores se caracterizan por un tratamiento rápido, seguro y eficaz.Se trata de tejer una especie de malla, un entramado de hilos cruzados que sujeta el tejido facial.La duración del procedimiento de implantación es de unos 30 minutos. Los resultados son naturales y progresivos, en general el efecto definitivo puede observarse a las tres semanas mejorando continuamente hasta alcanzar los tres meses y la duración óptima del resultado es de 12 a 18 meses. La técnica es totalmente individualizada depen- diendo de la edad, la fisonomía y el grado de flacidez, aunque en una sesión estándar se suelen insertar entre 10 y 20 hilos.

El especialista introduce los minihilos tensores bajo la dermis a través de una agujacánula que se introduce en el tejido celular subcutáneo y al retirarla la hebra queda tensada. Cada hilo provoca una fibrosis progresiva en el tejido, lo que facilita su anclaje a la piel.

El tratamiento se realiza con anestesia local por lo que resulta mucho menos invasivo que otras intervenciones estéticas.

Una vez finalice el tratamiento, no es necesario la hospitalización, y el paciente se marchará por su propio pie, eso si, con un ros- tro rejuvenecido.

 

Recuperación

Tras la intervención, el paciente observará como los hilos logran tensar los músculos de la zona en la que han sido colocados. Además se logra mejorar la producción natural de colágeno y elastina, logrando así detener el paso del tiempo y dotar de un nuevo aspecto mucho más joven y radiante a nuestra piel.

Los pacientes pueden reanudar su vida normal sin complicaciones evitando, como es lógico, cualquier situación agresiva con la zona tratada en el corto plazo. Los efectos secundarios más frecuentes son: enrojecimiento en los puntos de inserción, edema leve en la zona, hematoma en caso de que rompa algún capilar y dolor pasajero quedesaparecerá en el plazo de 6 a 10 días.Puede recurrir al maquillaje con el fin de tapar los hematomas, pero debe consultarlo con su especialista previamente, para evitar complicaciones o cual- quier tipo de reacción no deseada.

Por último, si observa que la hinchazón no disminuye, o que existen molestias será recomendable seguir las pautas que le hayan marcado, así como tratar las mismas con medicamentos adecuados.

 

Beneficios de los hilos tensores

Mejora los signos de la edad, arrugas, pliegues y marcas de expresión. Está indicado para personas a partir de los 35 años que quie- ran prevenir y/o mejorar la flacidez. Las principales indicaciones son: elevación de las mejillas, recuperación del óvalo facial, mejora los surcos nasogenianos, arrugas del contorno de ojos y código de barras, elevación de cejas, mejora del doble mentón y reafirmación del cuello.

Este tratamiento logra rejuvenecer nuestro rostro y todo ello unido a unos grandes beneficios en nuestra piel como la producción natural de elastina o colágeno.

Al tratarse de un material biocompatible, el tratamiento puede realizarse en la mayoría de zonas en las que más se acentúa el paso del tiempo.

Los hilos comienzan a actuar inmediatamente, y a medida que el cuerpo los va reabsorbiendo, la piel va mostrando un aspecto más natural, además logra que los efectos se prolonguen en el tiempo, siendo habitual un nuevo tratamiento con hilos tensores en la mayoría de los casos por su alto grado de satisfacción entre los pacientes.

Tratamiento poco invasivo e indoloro, lo que fomenta una rápida recuperación minimizando el tiempo que pasa entre que el paciente se somete a la aplicación de los hilos y se reincorpora a su actividad cotidiana.

 

Desventaja de los hilos tensores

Su principal desventaja es que los efectos no son permanentes ni mucho menos, van desapareciendo poco a poco y su duración es mucho más corta que la de los resultados de un lifting convencional.

En raras ocasiones, pero puede ocurrir, un hilo puede romperse, lo que provocaría que el tratamiento fuese fallido, y nuestro ros- tro sufriese las consecuencias, en este caso deberíamos acudir de nuevo al profesional que realizó el mismo.

En definitiva, encontramos un tratamiento rejuvenecedor, adecuado para el corto-medio plazo como son los hilos tensores, que nos ofrecen una gran posibilidad si no queremos acudir a la cirugía común. Además podemos adaptar esta técnica a la zona que queramos, pues no se necesita de un proceso demasiado complicado, y podremos decantarnos por este tipo de técnica si queremos hacernos un “pequeño retoque”.a o habilita.