destacada760x3502

Cómo limar las uñas, según su forma

Las manos dicen mucho de ti. Esta frase tan manida es también cierta. La forma de las manos, cómo las mueves y cómo llevas las uñas hablan de tu forma de ser y de tu manera de actuar. Por eso, nos fijamos tanto en las manos y si están arregladas o hechas un desastre. Y por hechas un desastre no me refiero a que nos las lleves pintadas. Sin pintar, aunque limadas y limpias, dan una imagen elegante y discreta. Y si las pintas, que nunca estén con falta de esmalte en alguna zona o que haya saltado. Hoy te enseñamos cómo limarlas según la forma que tienen. Todo con el fin de tener un mejor aspecto.

650_1200

No es lo mismo limar las uñas de unas manos gruesas que las de unas finas, y el mismo criterio podemos seguir dependiendo si son los dedos anchos o delgados, largos o cortos. El fin es buscar unas manos bellas y armoniosas.

Con el limado puedes corregir algún defecto. Sin embargo, has de ser constante porque las uñas crecen constantemente y la forma se va perdiendo con el tiempo. El esmaltado también importa ya que el color es determinante; si las pintas de un tono claro, dará sensación de amplitud, mientras que uno oscuro las estrecha.

Es importante que tengas buenas herramientas: una buena lima no es cara y da mucho juego. Y procura limar siempre en la misma dirección para evitar roturas de las uñas.

img_como_limar_las_unas_segun_la_forma_de_los_dedos_43649_600

¿Cómo debes limarlas?

  • Si son ovaladas admiten cualquier tipo de limado, esmaltado, diseños y colores.
  • Si son anchas, límalas preferentemente con forma ovalada. En cuanto a colores, mejor los oscuros.
  • Las cuadradas o rectangulares prefieren un limado ovalado o redondo. Puedes aplicar tanto colores claros como oscuros pero evita los diseños con demasiadas líneas.
  • Si son trapezoidales o espatuladas, mejor límalas con forma ovalada o redonda en los cantos y con esmaltes claros y con diseños suaves y sencilllos.
  • Si eres de las que tiene las uñas redondas, límalas con cualquier forma menos redonda y maquíllalas en tonos claros.

Con estas ideas tan claras ya podemos lanzarnos a la vorágine de la moda y maquillarlas de mil colores y dibujos, que es lo que está de moda, aunque siempre nos quedará la manicura francesa. Pero eso es otra historia que os contaré otro día.