Radiofrecuencia facial: lifting sin cirugía estética

ladda ned

Los avances de la técnica cada día ponen a nuestra disposición más opciones que tienen buenos resultados para mejorar nuestra belleza, sin necesidad de recurrir en todos los casos a las cirugías estéticas. Y uno de estos es la radiofrecuencia facial, un procedimiento no invasivo que combate las arrugas de forma sencilla.

Tu piel está expuesta a una progresiva debilitación de la epidermis, la cual con el tiempo comienza a perder tonicidad. Pero, si bien esto es un hecho natural de la vida, el problema es que existen diversos factores que aceleran este proceso y que tienden a acentuarlo. Estas condiciones son:

  • Los cambios climáticos y diversos factores externos
  • Los niveles de polvo y contaminación de las ciudades
  • El estrés resultante de la vida diaria
  • Costumbres nocivas como el alcohol, el tabaco y las comidas poco nutritivas

Todas estas condiciones hacen que la piel se vea desmejorada y débil. Usualmente el lifting era una de las opciones más lógicas para contrarrestar esto. No obstante, la radiofrecuencia facial presenta una opción no invasiva, que estimula los procesos naturales. También tiene resultados duraderos a largo plazo.

¿En qué consiste la radiofrecuencia facial?

La radiofrecuencia facial es un procedimiento mediante el cual se aplican niveles de calor sobre la piel, con el fin de estimular la producción de colágeno del cual depende su tonicidad. Con diversos dispositivos, se utiliza la radiofrecuencia aplicando temperaturas un poco más elevadas para lograr este efecto.

La piel dispone de una parte externa o epidermis, de una un poco más inferior o dermis y de una capa subcutánea en la cual existe una red de fibras compuestas de colágeno. Este proceso se encarga de estimular la producción de este componente para lograr una revitalización profunda.

La radiofrecuencia facial trata con efectividad diversas zonas estéticamente problemáticas tales como:

  • La falta de tonicidad
  • Las arrugas
  • Las líneas de expresión
  • La papada
  • Bolsas
  • Ojeras
  • Envejecimiento general

Este tratamiento dura tan solo entre 60 a 90 minutos, luego  regresarás a tu hogar, y podrás retornar normalmente a tus rutinas regulares. Sus resultados son notables y duraderos, y no implican todas las precauciones y riesgos de un procedimiento quirúrgico.

¿Cómo se realiza?

La radiofrecuencia facial se lleva a cabo mediante un aparato especial, cuyo cabezal se desliza sobre las zonas a tratar. Este aplica las ondas de radiofrecuencia y cómo resultado se obtiene una sensación de calidez, que ronda entre los 40 y 42 grados. Esto hace que la capa más inferior de la piel reciba esta estimulación, que tiene como resultado el fortalecimiento de las fibras de colágeno y su una mejoría en la producción de este.

Este tratamiento también mejora la producción de elastina, lo cual también tonifica la estructura de la piel, mejorando su tonicidad y reduciendo las arrugas. Es por esto que es una opción alternativa a las operaciones estéticas, las cuales requieren cuidados previos y posteriores antes de ver algún resultado.

Beneficios de la radiofrecuencia facial

  • Reduce la flacidez general de la piel
  • Combate el fotoenvejecimiento resultante de la exposición al sol
  • Estimula la producción de colágeno y elastina
  • Reduce las arrugas
  • Rejuvenece la piel
  • Se puede aplicar también en el diversas zonas del cuerpo también

Algunos efectos secundarios y contraindicaciones

No obstante no todo es perfecto con este tratamiento. Si una piel está demasiado flácida, es posible que sus efectos no sean demasiado profundos. Además, como todo proceso cosmético tiene algunos efectos secundarios, que se manifiestan durante cierto tiempo luego de realizar la radiofrecuencia facial.

 Este consiste en un enrojecimiento generalizado, en la manifestación de eritemas, junto con pequeñas irritaciones y una sensación de calor. Si bien estas duran solo algunos días, es importante, no exponerse al sol o con un protector solar. En pieles sensibles, esto puede ser un poco más molesto que de costumbre.

La radiofrecuencia facial tiene también contraindicaciones. Este tratamiento no puede realizarse en menores de 16 años, o en personas de la tercera edad. Tampoco se puede realizar en forma casera en el hogar. Debe hacerse en un centro estético autorizado, bien acreditado y que cuente con la reputación de una amplia experiencia que lo preceda.

Otros caminos naturales

Si bien la radiofrecuencia facial tiene resultados buenos, existen formas naturales de estimular la producción de colágeno en la piel y de este modo retrasar la manifestación del fotoenvejecimiento. Y una de estas formas es mediante el consumo de vitamina C.

Una alimentación equilibrada que incluya muchos vegetales y frutos, aporta un buen nivel de este nutriente. De todas las opciones, el consumo de cítricos como naranjas, limas, y toronjas, hacen que aumente el consumo de vitamina C. Esto tiende a proteger a la piel desde adentro, aumentando su nivel de colágeno y elastina. También ayuda a contrarrestar el daño provocado por el cigarrillo, la cafeína y el alcohol.