REMODELACIÓN FACIAL CON TOXINA BOTULÍNICA

untitled3

Que debes saber sobre la Toxina Botulínica

 

La estética ha avanzado de forma espectacular en los últimos años y las posibilidades técnicas son cada vez mayores y más comunes en su uso. La medicina nos ofrece posibilidades relativamente sencillas y no quirúrgicas que resuelven problemas de una forma rápida, sencilla, indolora y también económica.

La complejidad formativa es cada vez mayor debido al gran número de tratamientos existentes y la experiencia es aquí vital para tener la visión que precisa un resultado natural, lo que exige el conocimiento especializado de un médico con años de experiencia. En ICARIA solo ponemos al servicio de nuestros clientes a profesionales con titulación específica de medicina estética y con más de 10 años de experiencia.

En la Medicina Estética, cada paciente es único, no existen tratamientos estándar. Nuestra actividad comienza con un estudio particular de cada caso. Tras él te informaremos de las soluciones adecuadas, te asesoraremos en la elección del tratamiento y te daremos un presupuesto detallado.

Realizamos tratamientos personalizados manteniendo, restaurando y deteniendo el proceso de envejecimiento con armonía y sentido de las proporciones, así los resultados se verán progresivos y naturales.

En ninguno de los tratamientos que realizamos en ICARIA es necesario someterte a una operación quirúrgica. Podrás seguir con tu ritmo normal inmediatamente después de cualquier sesión.

Nuestros centros están autorizados por sanidad y tienen número de registro sanitario.

 

TOXINA BOTULINICA TIPO A

Con el pasar de los años, el stress, la genética… hacen que se produzca en la piel antiestéticas arrugas, que al sonreír, llorar, o hablar se hacen más notables. Existe una opción para estas arrugas y líneas de expresión.

La toxina botulínica tipo A es la utilizada en tratamientos de estética, se aplica mediante una inyección directa sobre el músculo. Esta toxina hace que se relaje temporalmente evitando que la piel se mueva o frunza, y gracias a esto no se produzcan las arrugas.

En lo que se refiere a la eliminación de las arrugas faciales, la toxina botulínica ofrece claras ventajas:

  • Evita la cirugía
  • Se puede aplicar en cualquier época del año
  • Es una técnica prácticamente indolora
  • Sus efectos son inmediatos y se prolongan entre 4 y 6 meses
  • Apenas tiene contraindicaciones
  • Rara vez produce efectos adversos, como reacciones alérgicas o rigidez facial.

La técnica consiste en la infiltración mediante una aguja extrafina de la toxina botulínica en el músculo de la zona a tratar, produciendo su relajación e inhibiendo el movimiento del mismo. De ahí que su aplicación fundamental en estética sea el tratamiento de las arrugas.

 

¿Cuánto dura un rostro sin arrugas con toxina botulínica?

El efecto se prolonga entre 4 y 6 meses, dependiendo de cada persona y será notorio pasada una semana desde la infiltración. Previamente los resultados no son definitivos ya que nuestro cuerpo aun los está asimilando.

El tratamiento tarda en ponerse entre 10 y 20 minutos. El paciente no podrá tumbarse las cuatro horas siguientes al tratamiento, por el resto podrá reanudar inmediatamente sus tareas cotidianas.

 

¿Quién puede utilizarlo y para quien no está indicado?

Personas muy jóvenes desde 18 años hasta personas adultas como por ejemplo de 70 años.

La inyección de la toxina botulínica tipo A no está indicada en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Tampoco se aplica en personas con hipersensibilidad a la toxina botulínica tipo A, en personas con infección cutánea activa o en pacientes que tengan miastenia grave o síndrome de Eaton Lambert que bloquea la comunicación entre los nervios y el músculo.

 

¿Cuándo empieza hacer efecto?

El éxito de la terapia se afirma con el debilitamiento del músculo que empieza entre las 24 a 48 horas después de la inyección y el debilitamiento máximo del músculo se determina en siete días. La paralización del músculo después de la primera inyección dura entre cuatro y cinco meses en la mayoría de los pacientes.

 

¿El proceso es doloroso?

Es casi indoloro, no se usa anestesia por que el dolor es muy débil, solo se utiliza hielo en la zona donde se va a aplicar, de esta forma se duerme ligeramente la zona.

Los pacientes describen el proceso como un pinchazo algo molesto pero sin llegar a ser doloroso, y que es totalmente soportable.

 

¿Qué arrugas pueden tratarse?

Generalmente se tratan las arrugas de la frente, entrecejo y las llamadas “patas de gallo”. La otra gran aplicación de la toxina botulínica es el tratamiento de la hipersudoración tanto en manos como en axilas o en el campo de la cirugía reconstructiva de cara a los pacientes con asimetrías faciales a niveles como las cejas o la sonrisa.

 

¿Cuáles son los efectos secundarios?

Los efectos secundarios de los tratamientos con toxina botulínica son pocos, aun así podrían surgir algunos como:

  • Dolor de cabeza
  • Dolor estomacal
  • Parpados caídos e hinchados por unas horas
  • Hematomas o enrojecimiento en la zona

Estos posibles efectos secundarios o riesgos, son sencillos de detectar y fáciles de solventar.

 

ANTES DEL TRATAMIENTO:

No pueden tomarse aspirinas ni otras medicaciones analgésicas desde una semana antes.

Por el resto puede hacerse vida normal como por ejemplo comer o conducir antes y después del tratamiento.

 

DESPUÉS DEL TRATAMIENTO:

Durante las primeras horas luego de ser aplicado el producto no se debe:

  • Aplicar ningún producto cosmético ni maquillarse en la zona donde fue inyectado
  • Realizar ejercicios fuerte
  • Masajear o tocar el área donde fue tratada.
  • Tumbarse las siguientes 4 horas.

Con estos sencillos consejos, lograremos que los efectos sean visibles antes, y los resultados sean óptimos, alejándonos de posibles complicaciones o riesgos.

*No todos los tratamientos de medicina estética están presentes en todos los centros.