Bye bye piel de naranja con Skin Smooth

 

Ondas acústicas DE CHOQUE

 

Maquetación 1

 

Hoy quiero mostrarte una de las energías más eficaces para luchar contra la grasa y la celulitis. Un novedoso y eficaz tratamiento indicado para reducir la celulitis (grado I, II, III) en abdomen, brazos, muslos y glúteos.
Técnica no invasiva, totalmente indolora y muy rápida.
Las ondas acústicas al entrar en contacto con la piel se convierten en una energía que potencia las funciones de la piel desde el nivel celular.
•    El tejido se relaja y comprime. Mejora la firmeza y elasticidad dela piel.
•    La microcirculación se estimula.
•    Aumenta la síntesis de colágeno.
•    Permeabiliza la pared celular y permite el vaciado del adipocito.
•    Descomprime los septos fibrosos del tejido conectivo, responsables del aspecto de piel de naranja.

Las ondas de choque se llevan realizando desde hace más de veinte años con fines médicos en campos de la medicina y la salud, como la urología, la cardiología, la dermatología… aunque más tarde se descubrió que eran muy efectivas contra la celulitis, ya que mejoraban el estado de la piel y su textura.

En los tratamientos de belleza se utilizan tres tipos de ondas de choque: ondas de choque focales planares, ondas de presión radiales y vibraciones de alta frecuencia. Las ondas de choque focales planares son ondas acústicas con mucha energía que llegan a las capas más profundas de la piel cuyo efecto es permeabilizar los adipocitos para permitir que la grasa acumulada en la zona tratada salga a la sangre.

Las ondas de presión radiales son ondas superficiales con menor energía que las ondas planares. Su función es alisar la textura de la musculatura y drenar hacia el canal linfático los desechos que tenemos en la piel. El tercer tipo son las vibraciones de alta frecuencia. Estas realizan reflejos de estiramiento 35 veces por segundo lo que produce la contracción que el músculo se contraiga.

A través de la combinación de estas ondas se logra la rotura parcial de los nódulos de grasa que son los responsables de la celulitis y la apariencia de la piel de naranja. Además, con estas vibraciones, se consigue una mayor activación de la circulación y drenaje de la zona, además de aumentar el ritmo del metabolismo favoreciendo la eliminación de las grasas acumuladas.

Con este tratamiento, también conseguimos la creación de nuevo colágeno, que  es muy importante para mejorar la firmeza, elasticidad y textura de la piel. También mejora el sistema linfático y vascular, ayudando a eliminar más residuos, lo que hace que tengamos menos piel de naranja.

Los resultados son evidentes desde la primera sesión. Se consigue una remodelación corporal gracias a la reducción de volumen, desaparición de la piel de naranja y el rejuvenecimiento de la piel, con un incremento de la tersura y elasticidad de las zonas tratadas.

La sesión de ondas de choque suele durar de 20 a 30 minutos por zona y puedes volver a tu vida normal inmediatamente. También se puede combinar con otros tratamientos como mesoterapia, vitaminas, radiofrecuencias…

Lo ideal es realizarse un tratamiento completo de unas 10 sesiones, aunque todo dependerá de la edad, peso y de la cantidad de grasa que se necesite eliminar. Cada persona es diferente, por eso será siempre el especialista el que te aconseje el número de sesiones que necesitas.

Al principio, la intensidad de la sesión debe ser suave, ya que puede provocar alguna molestia o incluso algún leve hematoma. Si es así, no hay que preocuparse porque es un tratamiento totalmente testado y seguro y desaparecerán en solo unos días. Si notas que la potencia que te han puesto es demasiado alta, no dudes en decírselo al especialista que te está tratando, puede regularla e ir adaptándola a ti.

 

Para que los efectos del tratamiento sean más duraderos, te recomiendo que:
– Bebas al menos 1.5l de agua diarios, te ayudará a eliminar toxinas y grasas.
– Sigue una dieta equilibrada rica frutas, verduras y proteínas, preferiblemente de carne blanca a roja.
Reduce la ingesta de sal. Compra alimentos sin sal o con sal sin sodio. Presta mucha atención a las etiquetas de los productos.
– Haz ejercicio regular. Caminar 45 min al día o correr media hora te ayudará a mantenerte activa, sentirte mucho mejor y a eliminar grasas.
– Aplícate una crema anticelulítica en las zonas donde más acumulación tengas. Realiza movimientos circulares ascendentes hasta que la crema esté totalmente absorbida y sobre todo, sé constante.